Archivos por Etiqueta: amenaza

Docentes de Unidad Educativa Parambas amenazados sino ayudan a pasar el año

(Redacción Ibarra).- La mañana de este jueves 12 de julio del 2018, la Policia Nacional del Ecuador, acudió a un llamado de emergencia en la Unidad Educativa Parambas, en la parroquia de Lita.

Una docente de la institución alertó la presencia de un sobre en el ingreso a la sala de profesores de la institución educativa, el mismo que contenía una carta, una imagen de la Virgen de Guadalupe, y una pistola de 32 mm además de un cartucho sin percurtir.

En el texto del empaque se leía claramente la frase «Leer con mucho cuidado, no queremos Policía en la institución» dentro de la carta que fue impresa, con evidentes faltas de ortografía, menciona sobre los exámenes finales y las evaluaciones, se dice además sobre si esas peticiones no se cumplen la vida de los docentes corre peligro.

La Policía Judicial tomó procedimiento del caso y se procedió a judicializar la amenaza en contra de los docentes. Se trabajará además para determinar el responsable de esta amenaza.

Detenido ciudadano que realizó llamada falsa sobre artefacto explosivo en Ibarra

(Redacción Imbabura).- El ciudadano Darío Javier C. G. fue aprehendido por realizar llamada falsa en la que alertaba sobre la presencia de un artefacto explosivo en las inmediaciones del cuartel de Policía en Otavalo.

La llamada se realizó desde un teléfono celular aproximadamente a las 21H15 del jueves. Inmediatamente se activaron los protocolos de seguridad, entre tanto personal de la DGI y Policía Judicial realizaron las labores de investigación.

Mientras se realizaba el barrido en las instalaciones policiales y sus alrededores por parte del personal especializado, al mismo tiempo, junto con la fiscalía se llevaron a cabo las investigaciones para descubrir el origen de la llamada, dando como resultado la localización del sujeto Darío C. quien fue encontrado luego de dos horas en las calles Panamericana Norte y José Mejía, en Ibarra.

El sujeto fue puesto a órdenes de la autoridad respectiva, tras la audiencia de flagrancia el juez resolvió calificar legal la detención, con una pena privativa de libertad de 15 días por la contravención estipulada en el Art. 396 literal 3.

Reiteramos el llamado a aquellas personas que hacen mal uso del teléfono, eviten realizar este tipo de llamadas. “No vamos a permitir que se juegue con la tranquilidad de la ciudadanía” dijo el Coronel Carlos Pozo, Comandante de Policía de la Subzona Imbabura, al tiempo de recordar los artículos 366 y 396 del COIP. Enfatizó que quienes realicen estas llamadas falsas serán capturadas y entregadas a la autoridad competente para su trámite legal correspondiente.

Art. 366 La persona que individualmente o formando asociaciones armadas, provoque o mantenga en estado de terror a la población o a un sector de ella, mediante actos que pongan en peligro la vida, la integridad física o la libertad de las personas o pongan en peligro las edificaciones, medios de comunicación, transporte, valiéndose de medios capaces de causar estragos, será sancionada con pena privativa de libertad de diez a trece años.

Art. 396 Será sancionada con pena privativa de libertad de quince a treinta días:

3) La persona que de manera indebida realice uso del número único de atención de emergencias para dar un aviso falso de emergencia y que implique desplazamiento, movilización o activación innecesaria de recursos de las instituciones de emergencia.

Detenido un ciudadano por amenaza falsa de bomba en Ibarra

(Redacción Imbabura).- Luego de la alerta de bomba en el Colegio 17 de Julio, la mañana de este 02 de mayo del 2018, miembros de la Policía Nacional del Ecuador, detuvieron a una persona adulta de sexo masculino, como el presunto autor de la llamada telefónica, que alertó sobre la presencia de una bomba.

El detenido, del que se desconoce su identidad fue trasladado a la Policía Judicial de Ibarra, para realizar las pericias sobre su participación.

Se espera además que la Gobernadora de Imbabura realice una rueda de prensa para confirmar la detención de este ciudadano.

Se desconoce además que se descartó la amenaza de bomba dentro de la institución educativa y las actividades académicas se retomarán desde el día mañana.

Hasta el momento, la Policía ha detenido a siete personas por estos actos. Ellos podrían enfrentar penas que van de 15 a 30 días de cárcel por dar avisos falsos de emergencias a través de la línea del ECU 911. Así lo estipula el art. 396 del Código Integral Penal (COIP). Pero las penas pueden ser más drásticas cuando la falsa alarma “mantenga en estado de terror a la población o a un sector de esta”.

En ese caso la sanción podría subir de 10 a 13 años de cárcel, indica la fiscal del Guayas, Patricia Morejón. La funcionaria dice que los sospechosos pueden ser procesados por terrorismo, un delito tipificado en el art. 366 del COIP. De hecho, en Guayas sí se analiza esta posibilidad.

 

 

(Noticia en desarrollo)

 

Amenaza de bomba en el Hospital San Vicente de Paúl en Ibarra

(Redacción Ibarra).- La noche de este domingo 29 de abril del 2018, una llamada al ECU911 informó de la supuesta presencia de un artefacto explosivo en el Hospital San Vicente de Paúl, una enfermera del centro hospitalario habría recibido una llamada que informaba de un explosivo.

Inmediatamente se procedió a iniciar con los protocolos de evacuación de todos los pacientes de este centro de salud al coliseo Luis Leoro Franco, personal del GOE y la división de antiexplosivos están al momento revisando el lugar.

Las vías aledañas se encuentran cerradas.

(Nuestra información está en desarrollo)

46 alertas de artefactos explosivos se registraron en el país, 11 fueron verdaderas

(Redacción Nacional).- Hablar de bombas, de objetos extraños en la vía o coches bomba en Ecuador, hace un año atrás era realmente impensable. Redactar sobre bolsos abandonados o explosiones controladas sin duda, se ha convertido en una latente en nuestr medio.

El Grupo de Intervención y Rescate (GIR) contabilizó 46 alertas de artefactos explosivos. Las verdaderas fueron en San Lorenzo, Cotacachi y Archidona.

Pedro Alvarado, estudiante de la Escuela Politécnica Nacional (EPN), abandonó el aula de clases al igual que sus compañeros, porque las autoridades académicas recibieron una amenaza de bomba. Personal administrativo, docentes y estudiantes de las facultades de la EPN fueron evacuados y se concentraron en los alrededores del establecimiento de educación superior, ubicado en el centro de Quito.

 En menos de 15 minutos arribó a la Politécnica un escuadrón antiexplosivos del Grupo de Intervención y Rescate (GIR) de la Policía Nacional. Los agentes especializados, con sus canes, revisaron aulas, laboratorios, oficinas, baños y demás instalaciones, para descartar la amenaza. Al final fue una falsa alarma.

En los primeros cuatro meses de este año la capital ha sido blanco de falsas amenazas de bomba. Según el GIR, 18 alertas de este tipo se registraron. Por esta situación pasaron instituciones gubernamentales como la Asamblea, Cancillería, Ministerio del Interior y centros de Salud; también planteles educativos, complejos judiciales y la terminal de buses Quitumbe.

Guayaquil es otra de las metrópolis escogidas por personas inescrupulosas que atentan contra la tranquilidad de la ciudadanía. La última falsa alerta se suscitó en el colegio Guayaquil, con la que se contabilizaron 15.

Once amenazas resultaron ciertas, ocho de ellas en el cantón San Lorenzo, provincia de Esmeraldas, las dos restantes fueron en el Municipio de Cotacachi, Imbabura y Napo, este sábado 28 de abril se sumó una más en la ciudad de Santo Domingo, en donde un auto con material explosivo fue neutralizado por la Policía, además se reportó una amenaza en una torre de energía en el cantón Quinindé, la misma que fue neutralizada por personal del GIR.   35 eran falsas, en total 46 alertas de bombas se registraron en el país de enero al 28 de abril de 2018.

 Cuando se presenta una alerta de bomba, el ECU-911 la comunica a la central policial para que de inmediato el equipo antiexplosivos de la unidad élite se traslade al lugar que se registra la amenaza, explicó el capitán Christian Suárez, oficial operativo del GIR. Dos técnicos y dos guías con sus respectivos canes especializados realizan la verificación, que incluye toma de rayos X, fotografías y visualización del paquete sospechoso, indicó.

Los especialistas intervienen y neutralizan el aparato con diferentes técnicas, entre ellas se pone una contra-carga, se ataca la fuente de poder, se abren los paquetes o se desactivan. Una vez que terminan el proceso recogen las pruebas y todo tipo de indicios para determinar qué material se utilizó y se realiza un análisis completo posexplosión.

Mencionó que los explosivos pueden encontrarse en distintos contenedores, como cajas, radios, etc. Pero, en algunas situaciones se determina que fue una falsa alarma, notificada por una persona con el objetivo de interrumpir las labores o tareas. Esas motivaciones pueden ser económicas, religiosas y políticas o para beneficio propio, dijo.

Según Suárez, las amenazas en las instituciones educativas son para salir temprano o no dar exámenes. Pero en los edificios gubernamentales se generan para causar alerta y conmoción.

Aunque el oficial desconoce el valor que significa la movilización de un equipo antiexplosivo del GIR a una falsa alarma, dijo que solo el traje cuesta $ 90.000. Pero, aseguró que el artículo 396 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) sanciona con “pena privativa de libertad de 15 a 30 días a la persona que de manera indebida use el número único de atención de emergencias para dar un aviso falso de emergencia y que implique desplazamiento, movilización o activación innecesaria de recursos de las instituciones de emergencia”.

La Fiscalía inició de oficio la investigación de las falsas amenazas de bomba registradas en el país. Fabián Salazar, fiscal provincial de Pichincha, delegó a un agente fiscal para que realice una indagación en el caso de amenazas. Indicó que las alertas de bombas son investigadas porque es un acto terrorista. Y los delitos en los cuales incurrirían los presuntos responsables de estos hechos serían alarma social y terrorismo. Según el artículo 366 del COIP, “la persona que individualmente mantenga en estado de terror a la población o a un sector de ella, mediante actos que pongan en peligro la vida, la integridad física o la libertad de las personas o pongan en peligro las edificaciones, medios de comunicación, transporte, valiéndose de medios capaces de causar estragos, será sancionada con pena privativa de libertad de 10 a 13 años”.

Para el experto en seguridad Ricardo Camacho, las falsas alertas de bombas responden al contexto que se vive en la frontera norte. Señaló que se deben analizar las llamadas que realizan personas con el fin de fastidiar a la ciudadanía y aquellas que están relacionadas con ciudadanos que pertenecen a bandas delictivas. Sugirió que el Estado cambie los protocolos de actuación con respecto a bombas. Esto afecta el desarrollo del Estado.

Con información de El Telégrado, Ministerio del Interior y SECOM

Amenaza de bomba en la iglesia de Lita, fue descartada por miembros del GIR

(Redacción Ibarra).- La noche de este miércoles 26 de abril del 2018, la Policía Nacional del Ecuador recibió una alerta de un presunto aparato explosivo en la iglesia de Lita, en el cantón Ibarra provincia de Imbabura.

Inmediatamente la Policía Nacional desplegó a las unidades antiexplosivos de Grupo de Intervención y Rescate GIR, los mismos que incursionaron en el lugar y con el apoyo de canes detectores de explosivos descartaron la amenaza.

Se iniciaron además las investigaciones para quienes alertaron sobre este presunto artefacto explosivo.

Vuelve la calma al hospital San Vicente de Paúl, luego de confirmar falsa alarma de bomba.

Ibarra.- De acuerdo al plan de contingencia, todos los pacientes fueron ubicados en un lugar seguro. |Foto: Alex Godoy R/ Hoy en Imbabura

Ibarra.- De acuerdo al plan de contingencia, todos los pacientes fueron ubicados en un lugar seguro. | Foto: Alex Godoy R/ Hoy en Imbabura

(Redacción Ibarra).- Aproximadamente a las 17h35 minutos ingresó una llamada a la garita principal del Hospital San Vicente de Paúl, en la que se mencionaba sobre una supuesta bomba en las instalaciones de dicha casa de salud. Inmediatamente el guardia de turno encendió la alerta a las autoridades del hospital, quienes conjuntamente con los miembros policiales ordenaron la evacuación de los pacientes.

Uno a uno los pacientes fueron sacados a la vía pública y posteriormente trasladados al coliseo Luis Leoro Franco en donde se ubicó un punto seguro de atención.

La Dra. Yu Ling Reascos, Coordinadora Zonal 1 de Salud, rechazó de sobre manera este tipo de actos deliberados e informó acerca de el plan de evacuación que se realizó en el hospital.

Al momento de la emergencia se contabilizaron 109 pacientes hospitalizados además de 8 pacientes en neonatología y 5 pacientes en la unidad de terapia intensiva.

79 personas fueron evacuadas al Coliseo Luis Leoro Franco, 2 pacientes permanecieron en las ambulancias, bajo cuidado médico, 2 en terapia intensiva y 1 paciente que fue trasladado a la ciudad de Quito por su condición de gravedad.

Se transfirieron 2 pacientes al Hospital del Seguro Social conjuntamente con los 8 niños que estaban en neonatología. .

Miembros de la Policía Nacional, GOE, Cuerpo de Bomberos ingresaron y empezaron la verificación, realizaron una inspección por cada uno de los lugares en donde la gente tiene acceso el público. El Crnl. Edgar López, comandante de la subzona de Imbabura número 10, manifestó que luego de todos estos procedimientos se descartó la presencia de algún artefacto explosivo.

Aproximadamente a las 20h30 y luego de el informe policial de que se trataba de una falsa alarma, el personal médico conjuntamente con sus pacientes volvieron a sus habitaciones y servicios.

La Fiscalia Provincial realizará las investigaciones, para determinar a los culpables de esta falsa alarma.