A un mes del terremoto que azotó a Ecuador

terremot collage

Foto: Cortesía

(Redacción Nacional).- Cuando los relojes marcaron las 18:58 (hora local) el 16 de abril, en Ecuador se sobrevino lo inesperado, como si hubiera llegado el fin del mundo con el remezón de la tierra del que todavía hoy, hace un mes exactamente este lunes, están a la vista las evidencias.

Era sábado y en la costa ya había concluido la jornada laboral para unos, otros se preparaban para un paseo o pernoctaban en sus viviendas o en centros comerciales, cuando de repente todo empezó a temblar y los segundos se tornaron una eternidad.

Lo que no pocos presumieron que sería un sismo de menor intensidad, como había sido la costumbre, se convirtió en un terremoto de 7.8 grados en la escala de Richter que movió todo lo que pudo a su paso, provocó el colapso, abrió calles, derrumbó paredes y cegó vidas.

El evento telúrico fue perceptible en buena parte del país, lo que hizo sospechar en apenas segundos que algún punto de la geografía ecuatoriana estaba siendo impactado con la furia tremebunda de la naturaleza, de lo cual se tuvo certeza una vez que la tierra dejó de moverse.

Esta vez causó estragos y devastó la zona de la costa ecuatoriana, causando la muerte a 660 personas y heridas a unas 4.600, además de daños materiales cuantiosos, fundamentalmente en las provincias de Manabí y Esmeraldas, con costas al Pacífico.

Tras las lágrimas y el desasosiego de los primeros momentos, llegó un mar de solidaridad de los propios ecuatorianos y desde países vecinos y amigos, lo que ayudó a superar la desolación entre quienes sufrieron la partida de familiares, conocidos y amigos, o vieron caer en pedazos sus viviendas y lo perdieron todo o casi todo en un abrir y cerrar de ojos.

El presidente Rafael Correa, quien se encontraba en El Vaticano al momento del suceso, declaró el estado de excepción en el país y el estado de emergencia en las provincias de Manabí, Esmeraldas, Los Ríos, Santa Elena, Guayas y El Oro, por los efectos adversos de este desastre y se trasladó de inmediato al país, cuyas zonas impactadas recorrió durante varias semanas, liderando las distintas fases post-desastre.

En las horas subsiguientes también comenzaron a llegar mensajes de solidaridad con Ecuador desde diversos puntos de la geografía mundial y hasta la zona de desastre arribaron desde la región los presidentes Juan Manuel Santos (Colombia); Evo Morales (Bolivia) y Ollanta Humala (Perú), quienes viajaron acompañando cargamentos de ayuda humanitaria y manifestaron el apoyo de sus respectivos gobiernos en estos momentos aciagos.

Un mes después del azote del peor movimiento telúrico registrado en el país en 67 años, nada volvió a ser igual para los habitantes de la zona de desastre, que vieron trastocado el paisaje de sus ciudades de la noche a la mañana; tampoco lo fue para el resto de los ecuatorianos, quienes ahora tendrán como brújula un plan de reconstrucción gubernamental que apunta a la recuperación en el menor tiempo posible. (Con información de la Agencia Andes)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s