SuBlog: -Recuerdos desechables-

12788498_1072279172794807_381347450_o

(SuBlog).- Aún existe un álbum familiar en mi casa, bastante desgastado, de esos de cartón, en donde las fotografías se guardan con plástico, lo suficientemente adhesivo para
cubrir las fotos y lo suficientemente delicado para no dañarlas, no están organizadas por año, ni por tema, tan solo están ahí y no han sido desechadas. Pero ¿Porqué no son tan fáciles de desechar?

La cámara de rollo se resumía 12, 24 y 36 oportunidades, en su mayoría se destinaban a momentos sumamente importantes, familia, amigos, paisajes, la mascota de la familia, el primer auto de nuestros padres o tíos, todo resumido en esas cantidades, una vez terminado el rollo comenzaba el suspenso, ¿Cuándo serán reveladas?, contábamos los días.
“Los proyectos en donde cada proceso que se hacen con esfuerzo y amor agregan
valor a las cosas”

Quizá este proceso de comprar el rollo, tomar la foto, reunir a la familia o pedirle al abuelito que sostenga al nieto y que el después de varios intentos logre mirar al frente, para luego esperar a que sea revelada agregaba ese valor incalculable, tal vez por esa razón nuestros padres seleccionaban ese momento y no desechaban esas fotografías tan fácilmente, y gracias a ello algunos todavía sabemos lo que es un álbum fotográfico.

Creo que aún alcanzaré a heredar ese álbum, pero por si las dudas escaneé todas las fotografías. Ahora que mi familia sabe que las tengo en digital, ya no habrá escusa para que vengan a buscar una, tan solo tendré que pasarla por email o chat, fácil y simple como eso.

Lo mas probable es que mis hijos ya no tendrán que heredar ningún álbum, lo único que tendrán que saber es mi nombre de usuario y la contraseña de mi -iCloud-, allí verán las más de 20.000 fotografías que hice con mi “teléfono inteligente” a lo largo de mi vida.

Se que no tendrán el tiempo de ver todas así que les ayudaré un poco desde ahora, las clasificaré por número de estrellas y corazones, las demás probablemente serán desechadas, no creo que les interese mucho ver lo que comí el 12 de noviembre del 2015.

Sin duda la tecnología nos facilita la vida de maneras innumerables, pero al mismo tiempo que la facilita, le resta valor a las cosas, lo convierte en algo masivo y fácil de realizar, por ende, fácil de desechar.

Hoy revisé mis carrete de fotografías en mi teléfono, la verdad no fue voluntario, una alerta de memoria llena me decía subliminalmente: -¡¿QUIERES MÁS? BORRA!-.
Ya perdí la cuenta de cuantas veces me sometí a clasificar mis fotografías, las que antes eran importantes, ahora ya no lo son, ¿Por qué?, pues porque necesito espacio para más.

Con esta referencia casi puedo asegurar que absolutamente todas nuestras fotografías son desechables, sin importancia ni valor.

Hace poco hice un viaje, tomé fotografías de absolutamente todo el viaje, lleve mi GoPro para tener más fotografías. El resultado, más de 2mil  fotografías de las cuales tan sólo publiqué alrededor de unas 15.  ¿Por qué?, porque el resto de fotografías tan solo tenían sentido para mi, a la semana siguiente borré el resto de fotografías porque en vedad no las necesitaba, lo verdaderamente importante ya lo viví.

Entonces surgió una pregunta. ¿Qué pasaría si las cámaras digitales y aplicaciones de todo tipo, sin ningún aviso ni razón nos limitaran a tomar 1 fotografía al día?

Para muchos sería el fin de los tiempos, -me incluyo- porque sólo podremos fotografiar y publicar la sopa, ya no el segundo plato ni mucho menos el postre.

Pero pensándolo desde otro punto de vista, y a la velocidad que avanza la tecnología seria apropiado para todos, recibiríamos una buena lección sobre el valor de los buenos momentos, y sólo ese, el más importante del día quedaría plasmado en una fotografía, ya sea digital o física, eso en realidad no importa, lo importante es que quedaría en ella el valor del momento.

Este no es un manifiesto para que dejes de usar tu cámara, tampoco es mi intención bogar por la capacidad de almacenamiento de tu dispositivo. La verdadera intención motivar a las personas a vivir y disfrutar más de los momentos, y mas que guardarlos dentro de un dispositivo lo guardemos en nosotros, en el único lugar donde no serán desechadas con facilidad, tan solo con el tiempo

Y si algún día quisiéramos llegar a algún recuerdo en específico, tan solo tendríamos que cerrar los ojos por unos segundos, para volver a vivirlo.

-Tribu- 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s