Archivos por Etiqueta: Odebrecht

La Fiscal recibió este año varias amenazas de muerte, a pesar de ello siguió firme en su trabajo

(Redacción Ibarra).- Diana Salazar recuerda la fecha exacta de su llegada a la Fiscalía. Fue el lunes 16 de julio de 2001, el mismo día que se estrenaba en Ecuador el Código de Procedimiento Penal, una reforma legal que cambió a los fiscales y los convirtió en protagonistas de la investigación penal.

La ibarreña Salazar estudió Jurisprudencia en la Universidad Central, en Quito. Su primer puesto fue como amanuense en las oficinas de la Fiscalía de Pichincha. Aceptó ese cargo, aunque no estaba entre sus preferidos: por su cabeza rondaba la idea de ser una diplomática, pero luego de 16 años y de enamorarse de la investigación criminal se convirtió en la flamante coordinadora de la Unidad de Transparencia y Lucha contra la Corrupción, liderada por una trilogía de mujeres que ha puesto de cabeza la vida política del país.

Planificación y resultados La creación de la Unidad de Transparencia fue la segunda acción del fiscal de la Nación, Carlos Baca, a su llegada al cargo. Su idea fue contar con un “cuerpo investigativo del más alto nivel profesional, técnico y ético”, para tratar casos de corrupción en el sector público y privado. Para Baca, las agentes Salazar, Ruth Amoroso y Claudia Romero cumplen esos requisitos.

Desde mayo pasado, esa Unidad ocupa el séptimo piso del edificio de Flagrancias de la Fiscalía en Quito. El despacho de Salazar es sencillo. Tiene espacio para un escritorio y una mesa redonda con cuatro sillas donde se reúnen los investigadores para decidir los pasos que darán hasta encontrar la punta del ovillo de los casos asignados. Algunos de ellos han sido tan complicados como el castillo de corrupción que construyó Odebrecht y que ha tocado al vicepresidente Jorge Glas, al excontralor Carlos Pólit, además de varios exfuncionarios y empresarios. Salazar cree, con pasión, que el éxito de una investigación está en la planificación. Cero improvisación.

Por eso exige a sus colegas que desde el inicio se fijen una meta, definan las hipótesis y tracen los caminos para llegar a su objetivo. Esa metodología la conoce Johnny Pallo, alumno de Derecho que trabajó en la Fiscalía. Él está seguro de que la tenacidad y la hoja de vida intachable de Salazar son los pilares de su éxito.

A sus 36 años, Salazar ha dado golpes contundentes contra el crimen organizado y la corrupción transnacional. Lideró el equipo que indagó y encontró a los prófugos de La Roca, la otrora cárcel de máxima seguridad del país; aplacó a la red que sacó toneladas de oro ilegalmente del país y llevó el caso FIFAGate que descubrió los negocios ilegales de Luis Chiriboga, quien fuera el mandamás de la Federación Ecuatoriana de Fútbol.

Para la audiencia final de este caso, la joven fiscal preparó a los testigos por un mes y con su equipo afinó los argumentos que presentaría al juez. Todo este trabajo se hizo para que nada fallase y así llegar a la meta: la sentencia contra Luis Chiriboga. Una apuesta por la verdad La investigación contra Luis Chiriboga hizo que Salazar conociera la presión mediática, los apasionamientos y las amenazas.

Por eso prefiere mantener en reserva el nombre de sus familiares, a quienes les debe horas a su lado. Ese esfuerzo -dice- es necesario porque “la ciudadanía requiere saber qué están haciendo los funcionarios públicos”. Y para cumplir ese deseo se creó la Unidad de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción. En 3 meses el trabajo de este equipo ha sido sin respiro.

A la red de Odebrecht se sumaron los escándalos de corrupción en Petroecuador, el IESS y otros que están bajo sigilo. En todos estos expedientes una sombra política está presente y aunque en las manos de Salazar ya no está el caso del vicepresidente Glas, hay otros en carpeta que presume tendrán la misma carga. Ante aquel escenario la respuesta de Salazar es simple: “Yo no soy política”. Ella es fiscal.

(Con información de Diario El Telégrafo)

La Fiscalía comprobó que en la Hidroeléctrica Manduriacu se pagaron más de 6 millones en coimas

 

(Redacción Imbabura).- El Tribunal de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) sentenció este miércoles al vicepresidente de la República, Jorge G., a 6 años de prisión como autor del delito de asociación ilícita dentro de la trama de corrupción en el caso Odebrecht.

En la lectura de las conclusiones del Tribunal, el juez ponente Édgar Flores indicó que en base a lo expuesto durante el juicio, el Vicepresidente sería autor «principal», porque tuvo el dominio del hecho al ser el responsable de los proyectos emblemáticos.

La Fiscalía probó que los sentenciados se asociaron ilícitamente para obtener un beneficio económico en 5 proyectos estratégicos: Poliducto Pascuales-Cuenca, Trasvase Daule-Vinces, Proyecto Hidroeléctrico Manduriacu, Refinería del Pacífico-Movimiento de Tierras y Acueducto La Esperanza. Flores señaló que Jorge G. «articuló con José Conceição Santos (exejecutivo de Odebrecht) la concesión de contratos públicos a cambio de pagos».

En el Caso de la Hidroeléctrica Manduriacu, que se encuentra en el límite provincial de Imbabura y Pichincha, luego de conocer el testimonio anticipado de José Santos que fue tomado como prueba de la Fiscalía y determinó la participación de Jorge Glas, señala que la empresa “Odebrecht entregó la cantidad de USD 6’500.000.00, en calidad de coimas, para que se modifiquen los documentos precontractuales a fin de ser adjudicados con el contrato de ejecución del proyecto H. Manduriacu, lo que representó un perjuicio para CELEC“.

Además la información proporcionada por Estados Unidos en el caso Odebrecht revela dos cosas. Un sofisticado esquema de subcontrataciones para obtener el dinero que iba a ser usado en coimas, así como el uso de apodos para esconder la identidad de los sobornados.

De acuerdo con esa información, que llegó en dos discos compactos, 16 personas identificadas con apodos recibieron al menos $ 22,77 millones a través de 16 compañías en paraísos fiscales y en Ecuador.

Esta información se complementa con la ayuda penal de Brasil, que es mucho más completa porque contiene los recibos de los giros bancarios.

Uno de los apodos utilizados era Tío, que fue citado por el fiscal Carlos Baca en la audiencia para pedir la prisión preventiva del vicepresidente Jorge Glas Espinel, al considerar que los pagos bajo este apelativo se referían a Ricardo Rivera, tío del funcionario.

En los documentos existen cuatro pagos a Tío. Tres de ellos se depositaron a Glory International Industry. Y el último se realizó a la empresa Fernhead Holding Inc. (abierta por Mossack Fonseca a pedido de Ricky Dávalos). Estas transferencias suman $ 934.660.

Dos de estos pagos, por un total de $ 450.000 están relacionados con la hidroeléctrica Manduriacu, según señalan los documentos.

Uno de esos pagos relacionados con Manduriacu, por la suma de $ 150.000, coincide en código, cantidad, fecha, cuenta y banco receptor con la documentación brasileña. Esta cooperación, en cambio, da cuenta de 15 giros a Glory International a una cuenta del Shanghai Pudong Development Bank, de China, por $ 5,5 millones.

Para no despertar sospechas de las autoridades, el banco que manejaba Odebrecht cumplía con los requerimientos de cualquier entidad. Los pagos a Glory, por ejemplo, eran justificados por compra de maquinaria de construcción. Así lo indica una carta de Innovation Research Engineering and Development, una de las compañías usadas para los sobornos, al banco Meinl Banl (Antigua).

Como parte del esquema, Odebrecht firmó contratos con la firma española Eathisa Ingeniería y Servicios S.A., de Zaragoza, representada por Altor Elexpe Tudela. A su vez, esta subcontrató a la holandesa Convergence Capital Partners B.V., y cuyo representante era Marcos Alexander Termes.

Los contratos entre Eathisa Ingeniería y Servicios S.A., y Convergence Capital Partners B.V. para la construcción del acueducto de la Refinería del Pacífico y para el poliducto Pascuales-Cuenca, son parte de la ayuda que llegó desde EE.UU.

Ciudadanos participaron de singular protesta frente a la Fiscalía de Imbabura por caso Odebrecht  

Ibarra.- Varios ciudadanos participaron de esta protesta disfrazados de Correa, Glas y Chiriboga | Foto: Bryan Bolaňos Aguilar/ImbaburaHoy

(Redacción Ibarra).- Este viernes 20 de enero a las afueras de la Fiscalía de Imbabura, se realizó el escrutinio público de la encuesta simbólica que un grupo de ciudadanos convocados por redes sociales, realizaron el día jueves en algunos puntos de la ciudad. 

El motivo de esta encuesta simbólica fue determinar el grado de participación de algunos funcionarios del actual gobierno, en el caso Odebrecht. 

«Más que una encuesta es un acto simbólico de conciencia social, en donde preguntamos a la gente sobre el caso Oderbrecht y si ellos podrían determinar quien es el principal responsable de esta denuncia de corrupción que involucra a altos funcionarios» mencionó Margarita Rosales, quien formó parte de esta protesta. 

La manifestación que se realizó en las afueras de la Fiscalía, contó con una premiación «simbólica» y fue bien vista por muchos de los transeúntes. 

«Los ciudadanos honestos rechazamos la corrupción de altos funcionarios del Gobierno de Rafael Correa, y ésta me parece una forma muy ingeniosa de protestar» mencionó Lupe Rosales, vecina de Ibarra. 

Aunque en el país aún no se ha determinado responsables y se estarían analizando los documentos, presentados por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, el escrutinio de las encuestas dio como «ganador» a «Jorge Glas » segundo fue «Rafael Correa» y en tercer lugar «Galo Chiriboga».  El ganador recibió la Copa Odebretch.